Aspectos constructivos de pérgolas y porches de madera

En un portal como éste, dedicado a la construcción de casas prefabricadas y modulares, la madera juega un papel esencial tanto como elemento constructivo de casas y casetas como en el apoyo para la ampliación de viviendas con porches y pérgolas.

porches de madera

En este artículo queremos explicar qué es más importante tener en cuenta cuando se construyen pérgolas y porches de madera anexas a nuestra vivienda o en el jardín.

Para ello, hemos contado con la ayuda de una empresa especializada en la construcción de pérgolas de Madrid (España). La fotografía que ilustra este artículo corresponde a un porche de madera realizado por ellos.

1. Usar vigas y pilares de madera laminada:

La construcción con madera ha sido utilizada desde el principio de los tiempos; en el siglo pasado se buscaban árboles de porte recto para conseguir piezas largas que permitieran obtener pilares y vigas en una sola pieza. Se necesitaban estos fustes rectos para poder construir con vanos largos. Este tipo de madera es la denominada madera aserrada.

En la actualidad, la madera aserrada ha sido sustituida por la madera laminada encolada estructural. Como se puede ver en esta página, la madera laminada estructural es una madera obtenida mediante proceso industrial de selección de maderas y posterior encolado que permite obtener piezas de dimensiones enormes. Además posibilita el cálculo estructural y por tanto su empleo en casas y estructuras que deben cumplir un código técnico de la edificación CTE.

Con toda lógica, las piezas deben estar dimensionadas conforme a los pesos que soportará la estructura, tanto el peso propio en el caso de las pérgolas, como los pesos añadidos en el caso de un porche.

2. Asegurar una correcta cimentación para los postes del porche o pérgola.

Al igual que se hace en la construcción con cualquier otro tipo de material, en el caso de porches y pérgolas es necesario tener perfectamente asentados los pilares, para ello, necesitaremos siempre zapatas o soleras de las dimensiones adecuadas dependiendo del suelo sobre el que se asienten.

La unión de los pilares de los porches y las pérgolas se puede efectuar mediante una simple varilla roscada, aunque en nuestra opinión es más recomendable el empleo de unas zapatas ancladas al suelo en 4 puntos mediante tornillos con vaina (tornillos largos con taco como los utilizados en paredes).

3. Asegurar la correcta unión de vigas, traviesas, y pilares (o pies derechos).

Una de las ventajas que tiene la madera a la hora de efectuar las uniones consiste en que trabaja extraordinariamente bien con el empleo de tornillos de madera. Dependiendo del sistema constructivo empleado se pueden utilizar directamente tornillos largos de madera para unir las distintas piezas o herrajes metálicos soportados mediante tornillo de madera.

4. Impermeabilizar la madera

La madera laminada dispuesta en exterior o en interiores con elevado grado de humedad debe ser impermeabilizada para evitar que la madera pierda sus propiedades. De no estar impermeabilizada, nos arriesgamos demasiado a tener problemas de pudriciones con el agua y posterior ataque de insectos xilófagos (come madera como las termitas).
Afortunadamente, hoy en día contamos con dos métodos que dan extraordinarios resultados para impermeabilizar la madera, son los tratamientos en autoclave con sales de cobre y el lasur para madera (un barniz especial para madera de exterior que actúa impermeabilizándola a nivel de poro).

La impermeabilización mediante sales de cobre en autoclave se utiliza esencialmente con piezas de madera sumergidas en agua o en casos en que la estructura se dejará a la intemperie sin ningún tipo de mantenimiento, es el método más utilizado en parques y jardines públicos. Son maderas que vemos con un característico color verduzco que proviene de las sales de cobre.

El lasur de poro abierto se utiliza sobre maderas blancas en instalaciones sobre todo para particulares donde prima la estética (se quiere conseguir un color determinado para el porche o pérgola) y existe la posibilidad de efectuar un cierto mantenimiento con aplicación posterior del barniz por parte del propietario del porche o pérgola.

Como se puede apreciar, con una correcta construcción, materiales adecuados y un mínimo mantenimiento para la madera, aseguramos una gran durabilidad en cualquier estructura de madera.