Casas prefabricadas modulares, características y materiales

Casas prefabricadas y modulares

Las casas modulares y prefabricadas son el resultado de un sistema de construcción diferente del convencional en el que se utilizan materiales como la madera, el metal y el hormigón, siendo este último el más demandado actualmente.

Casa prefabricada con madera en exterior

Se edifican ensamblando módulos estandarizados realizados en fábrica y transportados hasta la parcela donde se erigirá la vivienda, lugar en el que estos paneles se montan con grúas de alta precisión. Los especialistas afirman que este método garantiza el ahorro de dinero, reduce notablemente los tiempos de ejecución respecto de las obras tradicionales y asegura la eficiencia energética, destacando estas premisas como sus principales ventajas. Además, estas residencias son personalizadas, por lo que cada cliente puede escoger el tamaño, la distribución de los ambientes y otras características edilicias de acuerdo a sus gustos, posibilidades y necesidades. Por otra parte, las viviendas modulares son susceptibles de ser ampliadas en el futuro, siguiendo el mismo procedimiento y sin afectar la estructura original. Otro punto no menos importante es la baja demanda de mantenimiento que presentan estas clases de construcciones.

Una de las características que presentan las casas prefabricadas modulares es la rapidez de su construcción, o por decirlo de una forma más apropiada su montaje. Comparten esta cualidad con otras construcciones como las casetas y casas de madera (varios ejemplos de este tipo de construcciones en esta web especializada en la construcción de casetas y pérgolas de madera)

La construcción modular, características

la construcción modular es un sistema innovador de edificación que se adapta a las características y demandas de los tiempos modernos. Reduce el período de ejecución, ahorra costes y beneficia la eficiencia energética, permitiendo optar por diferentes diseños y tipologías. Cada vez más personas se inclinan por este recurso a la hora de acceder a la vivienda familiar, venciendo algunos prejuicios presentes en el imaginario colectivo. Analizaremos a continuación algunas de las características de las casas prefabricadas.

La construcción modular presenta gran resistencia a las condiciones climáticas adversas

Suele pensarse que las casas prefabricadas son débiles, livianas, permeables a la lluvia y que ofrecen poca seguridad en casos de clima extremo. Sin embargo, esta apreciación no responde a la realidad. A diferencia del sistema tradicional, la construcción modular se realiza fundamentalmente en fábrica, por lo que los materiales prácticamente no son expuestos a los agentes meteorológicos, evitando así posibles daños. Las viviendas modulares responden a todos los estándares y requisitos de calidad, cumpliendo con el Código Técnico de Edificación. Los armazones de los paneles son totalmente sólidos y resistentes. En caso contrario sería imposible disponer de este tipo de construcciones en regiones donde son comunes intensos vientos y tornados, como algunas zonas de Estados Unidos.

Las residencias modulares son cómodas y estéticamente agradables

Quienes desconocen todas las posibilidades arquitectónicas de este sistema lo asocian a construcciones pequeñas y aburridas, similares a las típicas casetas de obra. Sin embargo, existen innumerables modelos y diseños de viviendas modulares, dependiendo de de las exigencias y posibilidades de sus dueños. Las casas prefabricadas son personalizadas: la apariencia exterior, los espacios de distribución, la conexión con el entorno y la cantidad de ambientes, por citar algunos elementos, responden al gusto de cada cliente.

Las casas prefabricadas pueden construirse en varias plantas y alcanzar grandes tamaños

El sistema permite la construcción de edificaciones sólidas y seguras de dos plantas. Las empresas especializadas ofrecen numerosos diseños que cumplen con este requisito. Además, las viviendas prefabricadas no son en absoluto sinónimo de espacios diminutos. Por el contrario, pueden contener igual cantidad de ambientes, habitaciones, porches y garajes que las casas convencionales. Existen, incluso, unidades adosadas de gran éxito en la industria hotelera. Por otra parte, cualquier edificación es susceptible de ser ampliada en el momento que se considere conveniente, sin afectar la estructura primaria. Las tipologías comprenden, en general, desde funcionales lofts de 50m2 hasta lujosas residencias de 170m2.

Las casas modulares son duraderas y por lo general requieren un bajo mantenimiento

El proceso de deterioro de las viviendas modulares es absolutamente similar al de las casas tradicionales, construidas con ladrillos y cemento. La experiencia demuestra que una edificación prefabricada mantiene sus condiciones inalterables durante un período aproximado de entre 50 y 60 años, al igual que las convencionales, sin necesidad de efectuar trabajos de mantenimiento intensivos. En ambos casos, las intervenciones de conservación que se realicen a lo largo del tiempo ayudan a prolongar la vida útil de nuestras residencias.

El aislamiento de los inmuebles prefabricados depende única y exclusivamente de la calidad de dicho aislamiento.

Los procesos de construcción modular desarrollados por especialistas en la materia garantizan un excelente aislamiento térmico y acústico. La calidad de esta protección, que conlleva un nivel máximo de eficiencia energética, se basa en tres premisas fundamentales. Una de ellas se relaciona con el diseño de los cerramientos, que deben ser estancos y no constar de secciones de gran tamaño, con el fin de reducir la transmitancia. Esto es la cantidad de energía que atraviesa un cuerpo en un determinado período de tiempo. Además, es fundamental la elección de los materiales que se utilizan. El cemento de alta densidad, el vidrio templado y la cerámica son algunos de los que mayor capacidad de aislamiento garantizan. Por otra parte, el proceso controlado es una de las claves fundamentales. Ya que el mayor porcentaje de la construcción se desarrolla en fábrica y el montaje de los paneles en el terreno se realiza en corto tiempo, los módulos no se exponen a la degradación provocada por los factores climáticos.

Eficiencia energética

Uno de los aspectos fundamentales a considerar es el relacionado con el aislamiento y la eficiencia energética que ofrece este sistema constructivo. Un detalle muy importante es el relativo al correcto ensamblaje de los módulos y la utilización de productos especiales aplicados a las uniones de estos paneles, como modo de garantizar la absoluta protección de la residencia respecto de los agentes meteorológicos, tales como las variaciones de temperatura, la lluvia y el viento, como así también en relación a los ruidos exteriores. Por lo general, las viviendas prefabricadas de hormigón responden a la Clasificación Energética A, el máximo grado de eficiencia. Estos niveles se obtienen comparando las dimensiones de la edificación con el consumo de energía que se realiza. Cuanto menor es este último parámetro, mayor es el logro de sostenibilidad y el ahorro de recursos destinados a calefacción, iluminación, etc.

No solo viviendas residenciales

Este sistema arquitectónico utiliza bloques industrializados para la creación de diversas aplicaciones, por lo que las casas no son los únicos productos inmobiliarios disponibles. Así, a través del método modular prefabricado es posible construir locales comerciales, restaurantes, bares, centros de estudio, gimnasios y oficinas. También incluye edificaciones destinadas a guarderías, centros de salud, exposiciones, vestuarios y aseos, entre otras.

Materiales utilizados en la construcción de casas prefabricadas y modulares